Autoevaluación

Ya estamos en el penúltimo mes del año y es un momento perfecto para hacer autoevaluación, revisar algunas de las metas y propósitos que nos planteamos  cumplir en el 2017. Si bien es cierto que este tipo de evaluación puede hacerse en distintos momentos, es buena idea realizar alguna de manera general y anual antes de arrancar con los  propósitos para el próximo período.

Una de las condiciones esenciales para alcanzar flow consiste en tener feedback inmediato, es decir poder comprobar en cada etapa del proceso cómo es nuestro desempeño respecto al objetivo que tenemos. Por ello, en la actividad que escogemos, debemos poder establecer un objetivo que sea fácilmente identificable y medible.

El feedback inmediato —en el proceso de flow— tiene dos objetivos principales. En primer lugar, informarnos cómo es el progreso que tenemos respecto al objetivo fijado. Es decir, si lo estamos haciendo bien o no y, en segundo lugar, contribuir con nuestra motivación intrínseca mediante la descarga hormonal de Dopamina. Esta sustancia genera una recompensa positiva e incrementa nuestros niveles de felicidad.



 

También te puede interesar: 7 condiciones para lograr flow

El feedback puede ser una actividad individual, aquel donde nosotros mismos evaluamos el rendimiento en una tarea determinada. También puede ser realizado por un tercero, cuando por ejemplo un entrenador, guía, maestro o mentor nos ayuda a comprobar el progreso respecto a la meta fijada. El objetivo principal de esta evaluación  es realizar los ajustes en la estrategia para corregir los errores que estamos cometiendo o intentar técnicas diferentes para mejorar el desempeño y acelerar el avance.

Una de las ventajas de realizar una autoevaluación consiste en reflexionar sobre nuestras fortalezas y debilidades. Es natural que cuando nuestras acciones se desvían del plan inicial, tendemos a ser negativos con nosotros mismos. En este sentido, resulta buena idea comenzar la autoevaluación tratando de recordar o resaltar los puntos fuertes que tenemos, aquellos que nos ayudan a conseguir los resultados que queremos. Esta metodología, sin duda, nos ayuda a mantener la motivación.

Luego, debemos estar pendientes de no perder la objetividad cuando hacemos este tipo de ejericios. Por un lado, podemos caer en un exceso de confianza y esto puede hacer que te mantengas en tu zona de confianza y pensar que no hay nada que debas cambiar. En el otro extremo, están los pesimistas quienes sólo se centran en ver los obstáculos y no las oportunidades que podrían aprovechar en el contexto que les rodea.

La observación constante o atención plena nos ayuda a estar conscientes de cuáles son los pensamientos que rondan nuestra mente al momento de realizar la autoevaluación. Puede que los mensajes cuenten una historia triste, llena de limitaciones y miedos —A todos nos puede pasar en algún momento— pero lo importante es aprender a notar cuando este comportamiento ocurre y ejecutar una acción que contrarreste ese comportamiento, es decir, escoger los pensamientos que queremos para nuestra historia de vida.

Algunos recursos que podemos ejecutar para evaluar nuestro desempeño:

  • Hacernos preguntas: Tal como ocurría en la época escolar, una de las maneras de medir nuestro rendimiento es a través de las preguntas. Hacernos una serie de preguntas sobre nuestro desempeño, nuestro comportamiento o nuestras actitudes durante el proceso pueden ser de gran ayuda. Si las escribimos podemos dejar evidencia de la evolución, las reflexiones y los detalles que vamos notando conforme avanzamos en el proceso.
  • Fotos y Videos: Este es un excelente recurso que la mayoría tenemos a disposición. Podemos hacer uso de las fotos y videos para medir el progreso de muchas metas que nos ponemos y que requieren una evaluación visual. Si no contamos con un tercero que nos ayude a llevar el control, este puede ser un excelente recurso para evaluar, de manera objetiva, la evolución de un determinado proyecto.
  • Diario o cuaderno de control: Si te gustan las agendas y además te gusta escribir e imprimir tu estilo personal lo ideal es que lleves un diario con el seguimiento de tus grandes metas y tus objetivos diarios. Hoy en día está tan de moda el lettering, así que podemos encontrar muchísima inspiración para llevar a cabo esta labor. El método propuesto por Ryder Carroll conocido como  @bulletjournal promete tener un detalle de todas las actividades en nuestra vida y hacer el seguimiento constante de los asuntos pendientes a través del “seguimiento del pasado, organizando el presente y planeando el futuro”, por lo tanto, también se puede incluir aquí el tema de la autoevaluación.
  • Herramientas digitales y tecnológicas: Dependiendo de cuáles sean tus objetivos, seguramente encontrarás alguna aplicación para hacer el seguimiento digital si prefieres esta vía. Explora la web y el centro de aplicaciones de tu celular para ver si puedes encontrar alguna que te simplifique el proceso. Además, existen dispositivos que te pueden ayudar a medir el progreso.Así por ejemplo, en el caso de las metas deportivas, muchos relojes como el FITbit, Garmin, Apple Watch  tienen funciones interesantes y ya existen unos pantalones de Yoga inteligentes —Nadi X—  que corrigen las posturas. 
  • Herramientas de productividad: Algunas aplicaciones digitales como Evernote, Trello, Todoist  y similares pueden ayudar a alinear el trabajo en equipo, mejorar tu organización y hacer seguimiento a las tareas pendientes en un determinado proyecto. Es una buena opción si te sientes cómodo con este tipo de herramientas y en algunos casos puedes compartir con otras personas tanto las metas como los resultados.

Qué ventajas tiene esto?

  • Aprendemos a desarrollar nuestro sentido crítico: Sin caer en ningún extremo es importante tener los criterios adecuados para hacer una evaluación lo más certera posible. Si nos acostumbramos a realizarlo de manera frecuente se convertirá en un hábito y no en una obligación.
  • Nos permite conocer qué tan cerca o lejos estamos de los objetivos que nos trazamos. Esto permitirá concientizar si contamos con las habilidades necesarias para enfrentarnos a ese reto o si por el contrario debemos reforzar algún punto en particular.
  • Podemos aplicar autoevaluaciones en cualquier aspecto de nuestra vida. Si somos personas integrales o con distintos intereses podemos adaptar nuestros métodos de evaluación en cada actividad. Lo importante es tener el feedback adecuado y actuar en consecuencia cuando los resultados no son lo que esperamos.
  • Hacer evaluaciones constantes nos permite poner en práctica la atención plena (Mindfulness). En este sentido, podemos repasar conceptos e ideas que tenemos almacenadas en nuestra memoria para generar nuevas conexiones, ideas y propuestas.
  • Es un momento de reflexión. Cuando hacemos este ejercicio, hacemos una pausa. Nos detenemos a pensar en nuestros puntos fuertes y débiles, en los factores que nos ayudan a mantenernos en el camino hacia la meta y en aquellos que nos pueden sabotear. Nos ayuda a determinar qué es lo que nos funciona mejor y lo que no.
  • Es un hábito positivo que podemos cultivar y fomenta otros valores como el sentido de la responsabilidad, disciplina, autoconocimiento, sinceridad, honestidad y proactividad.

Algunos Consejos para tu ejercicio de autoevaluación:



  • Escoge el momento adecuado. Trata de que sea un momento en que no estés muy cansado o estresado para que puedas pensar con claridad. Piensa en qué momento del día trabajas mejor, apaga o aleja tu teléfono para evitar distracciones. Ten a la mano todo lo que necesitas en un espacio que te resulte cómo y confortable.
  • Apóyate en evidencia concreta para evitar perder la objetividad. Realiza mediciones constantes y al momento de hacer esta revisión, analiza todos los resultados que has recabado. Evita caer en estimaciones vagas ya que harán más lento tu progreso.
  • Consulta con terceros para contrastar tu propia evaluación. Pídele a una persona cercana: amigo, pareja, familia que te ayude con la evaluación. Hazle preguntas relacionadas con tu actitud durante el proceso, pídeles su opinión respecto a los resultados. Si son conocedores del tema que estás tratando pueden darte consejos o tips que a ellos les dieron buenos resultados.
  • Sincérate contigo mismo. Este momento de evaluación de metas es un momento para vivirlo en el sentido completo. No trates de falsear los resultados o ser autocomplaciente contigo mismo. Nadie más que tú es el responsable del proceso que estás viviendo y no tienen ningún sentido pretender un resultado particular. Cada persona es distinta y puede alcanzar los resultados en tiempos diferentes, lo importante es tomar las riendas del proceso y emprender pequeñas acciones que te empujen hacia la meta.
  • Determina: ¿Qué cosas te acercaron y alejaron de la meta? Incluir estas dos columnas en la hoja de evaluación nos puede dar luces acerca de los estímulos y saboteadores del proceso. Esto puede ir desde actitudes, comportamientos, pensamientos, personas, lugares, hábitos, etc. Tomar conciencia durante el proceso es el primer paso hacia los cambios de queremos construir de forma definitiva.
  • Considera la opción de replantear: Evalúa si existe alguna meta demasiado ambiciosa que puedas replantear para incluir en la nueva lista que estás por construir.

Esperamos que te sirvan estos consejos y que utilices este mes para hacer tu autoevaluación de resultados del 2017! Si lo haces, déjanos un comentario y cuéntanos cómo te va  #justflow

Un abrazo y feliz inicio de mes!