meditación y estado flow

Si tuvieron la oportunidad de ver las películas de Harry Potter, tal vez recuerden una escena en donde el profesor Dumbledore solía vaciar sus pensamientos en  una especie de fuente (pensadero) cada cierto tiempo, esto es algo así como limpiar la mente, uno de los objetivos de la meditación.

Si alguna vez han asistido a una clase de Yoga, saben que lo más importante y más difícil es la parte final de la sesión: La meditación. En esta etapa, se busca relajar el cuerpo y la mente luego de la intensidad propia de las posturas y como una manera de recibir e interiorizar los beneficios que se han generado en nuestro cuerpo.

La meditación no es algo nuevo, pero el término parece estar cobrando fuerza de la mano de la práctica del Yoga en occidente. Entendamos de qué se trata  y de qué manera puede beneficiarnos en nuestro día a día o como herramienta para alcanzar el estado flow. 

En la India, se han encontrado registros que hacen referencia a la meditación con una antigüedad de  3.000 años A.C.; sin embargo, no se trata de una religión en sí, sino una práctica para entrenar la mente o inducirla a un estado de conciencia que conlleva a alcanzar algún beneficio.

Crédito: Unsplash

Crédito: Unsplash

En el caso de la religión Hindú, la sabiduría respecto a la meditación era transmitida de maestro a aprendiz en forma de cantos o poemas. También, se desarrollaron formas de meditación en las religiones Budista de la India y Taoísta de China. Posteriormente, las rutas de comercio permitieron la propagación de estas enseñanzas a otros países de Oriente, Medio Oriente y Europa, hasta finalmente llegar a Occidente.

Pero, ¿Cuáles son los objetivos de la meditación?

La meditación puede tener connotaciones religiosas, filosóficas y psicológicas, además tiene distintos fines que van desde alcanzar la relajación, generar energía o fuerza interna, trabajar algunos dones como la compasión, el amor, la paciencia, generosidad y también desarrollar la concentración en un punto sin esfuerzo. En el campo de la psicología, se ha utilizado esta herramienta como una forma de producir un estado elevado de conciencia que contribuya a la relajación, generación de paz mental y disminución del estrés y condiciones depresivas.

Cristina Brown en su libro “La Biblia del Yoga” describe los 8 pasos del Yoga, dentro de los cuales se encuentra la práctica corporal que todos conocemos a través de la realización de distintas asanas (posturas físicas). Sin embargo, el Yoga comprende también lo siguiente:

Pranayamas: El control de la respiración para conservar la energía vital (prana)

Pratyahara: Es el retiro de los sentidos, eliminando las distracciones externas y concentrándonos en el interior

Dharana: Es la concentración de la mente o la capacidad de llevar la mente hacia un punto y mantenerla allí. Es el medio para alcanzar los siguientes pasos.

Dhyana: Acto en el que la mente se centra en un solo elemento.

Samadhi: Se dice que es un estado iluminado de concentración en lo absoluto, es decir, es una especie de trance en donde las fluctuaciones de la mente quedan bloqueadas de forma que  puede controlarse mejor y pensar de manera calmada.

¿Existe una única forma de meditar?

No, como dijimos antes, la meditación no tiene una connotación única y tiene distintos fines, por tanto, es lógico pensar que no exista una única manera de explorar nuestro ser interior. Las técnicas son variadas, por lo tanto, podemos practicarlas para luego decidir cuál se adapta mejor a nosotros y nos da mejores resultados. Como en todo lo nuevo que decidamos aprender, es ideal si se cuenta con un maestro que nos ayude a adentrarnos en la disciplina, pero si queremos intentarlo por nuestra cuenta, sólo se trata de buscar la información y recursos necesarios y tener la disposición y disciplina para hacerlo. Estas son algunas de las técnicas:

  • Meditación relajante: Es una meditación que persigue la relajación a nivel físico, mental y emocional. Pasa por tomar conciencia de nuestro cuerpo desde la cabeza hasta los pies, concentrándonos en cada parte y tratando de evitar los juicios o pensamientos. Mirar de manera consciente cada parte de nuestro cuerpo y lo que sentimos, ayuda a identificar zonas de mayor relajación y posibles molestias. Luego, se trata de identificar la manera como nos sentimos, aferrándonos a esos sentimientos por momentos y luego dejándolos ir. En tercer lugar, nos enfocamos en lo que pensamos, cualquiera que sea el pensamiento que llegue a nuestra mente. Se trata de tomar conciencia de cada pensamiento que llega para luego dejarlo ir. Por último, se busca descansar en la quietud sin perseguir ningún fin.

    meditación y ciudad

    Crédito: Unsplash

  • Imágenes guiadas – Visualización: Ya hemos hablado de esta técnica, utilizada por muchos deportistas en sus momentos preparatorios para competencias o torneos. Es una herramienta capaz de crear estados particulares de la mente y el ser. Para empezar, se puede escoger una imagen para centrar la atención y de la cual podamos imaginar características, colores, formas. Generalmente, se escoge una que tenga significado espiritual para nosotros. Esto se realizará por tantas sesiones sean necesarias para dominar la técnica. Luego, se puede pasar a imaginar entornos naturales tratando de experimentar de forma vívida cada aspecto del lugar, desde la sensación bajo los pies, hasta el aire que respiramos.
    Mándala para meditación

    Crédito: @jennimirandart

    meditación en el mar

    Crédito: Unsplash

  • Meditación a través del sonido: Esta se realiza mediante la incorporación de un mantra (frase, palabra u oración) que se repite internamente o en voz alta. Los mantras pueden provenir de los textos que apoyen tu religión: La biblia, los Vedas (textos clásicos hindús), etc. También se pueden utilizar afirmaciones positivas como por ejemplo: “Todos los días y en todo sentido soy mejor, mejor, mejor…” o “Hazme oír en la mañana tu misericordia porque en ti he confiado”. En realidad esto abre un abanico infinito de posibilidades de frases que podemos repetirnos todos los días. Recuerda que después de 21 días de realizar una actividad comenzamos a generar un hábito. También se puede intentar con cánticos, desde el clásico OM, hasta utilizar la voz para emitir de manera sostenida sonidos vocálicos como: aaaa, eeee, oooo. Esto puede favorecer la concentración mental y ayudar con la sanación.
  • Meditación de los 5 sentidos: Vivir en el aquí y el ahora. Esta herramienta puede ser muy útil para contrarrestar el estrés y las preocupaciones. El ejercicio es simple, poner especial atención a un sentido en particular. Si mantenemos una conversación con otra persona, debemos enfocarnos en escuchar atentamente. Luego, nos enfocamos en la vista mientras hacemos una caminata al aire libre o hacemos algo de ejercicio. “Comer”, una de las actividades que hemos incorporado como un acto en modo automático, que solemos realizar incluso con el celular en la mano o frente al computador. La idea es contemplar la comida, prestar atención a los colores, a los olores, a los sabores, hacerlo de modo activo y consciente. Practicar durante 10 o 15 minutos esta actividad, puede proporcionarte una sensación de tranquilidad.

    meditación al comer

    Crédito: Unsplash

No tengo tiempo para meditar. No sé cómo empezar!

Si has llegado hasta aquí y consideras que es algo que vale la pena, “no tengo tiempo” es sólo una excusa! Puedes comenzar intentando 10 ó 15 minutos al despertar  o antes de dormirte. Aunque cualquier momento es válido para hacerlo. Escoge la técnica que quieres probar  y trata de buscar algún recurso que te ayude. En esta era tecnológica, hay muchas aplicaciones móviles que te pueden facilitar la práctica o incluso puedes buscar videos de youtube con alguna música apropiada para realizar la actividad o una voz que te guíe en el proceso.

En mi caso, he descargado dos aplicaciones: Ambient 10: Son diez minutos con una música súper relajante. Me encanta ponerlo apenas me despierto y aprovecho estos primeros momentos del día para hacer mi meditación o simplemente agradecer y dar la bienvenida al nuevo día con una actitud positiva. La aplicación es bastante sencilla y amigable. Headspace: Está en inglés, así que si no dominas el idioma no lo recomiendo. Es un set bastante completo que abarca no sólo una guía de meditación sino aspecto como la salud, las relaciones y el performance. Una persona te va guiando sobre lo que debes hacer en cada etapa.

Este video de youtube contiene música ideal para escuchar durante tu momento de meditación:

Si eres principiante, la meditación de los 5 sentidos es ideal para ti. Puedes practicarla en cualquier actividad cotidiana o rutinaria que hagas. En mi caso, suelo ir los fines de semana a caminar en un sendero cerca de la ciudad. Los escenarios naturales son perfectos para afinar nuestros sentidos, cada visita puede resultar como la primera si decidimos prestar atención a cada detalle que se nos presenta.

¿Y todo esto qué tiene que ver con flow?

Tal como les contamos en nuestro primer artículo sobre flow, en las prácticas ancestrales como el budismo y el hinduismo  se habían descrito situaciones que hacían alusión a momentos de flow. Si no han leído ese post, les dejo el link por acá:

Flow: Una mirada a la autoridad Mihaly Csikszentmihalyi

Ciertamente, la meditación es una experiencia de flow. Los yoguis, requieren años de práctica para alcanzar ese estado de iluminación llamado Samadhi. Es necesario aprender la técnica, si la desconocemos, probablemente no alcanzaremos el estado deseado. Implica estar en un  estado de serenidad y calma. El realizar cualquier tipo de meditación no es algo impuesto, es algo que hacemos porque disfrutamos de las sensaciones durante y después de la misma, es decir, hay motivación intrínseca. El realizar la actividad a una determinada hora o en una determinada postura contribuye a preparar la mente. Es como si de alguna manera, llegará a saber lo que tiene que hacer para llevarnos a ese estado extático o de realidad alternativa.  Por tanto, si te interesa el tema de flow y no sabes qué actividad es buena para alcanzarlo, te invitamos a incorporar la meditación como parte de tu día, probar alguna de las técnicas o algunos de los recursos que te dejamos en el artículo. Si no sabes nada de flow, pero quieres intentar algo diferente, es una buena opción para ti. Y si vives una vida de estrés y preocupaciones, sin lugar a dudas debes intentarlo y premiarte con los grandes beneficios que en definitiva, esta práctica traerá a tu vida.  

¡No te olvides de compartir este artículo si quieres premiar a otros y suscribirte al blog y a nuestras redes sociales para mantenerte informado!.

Si tienes dudas o comentarios, puedes hacerlo en la parte de abajo o en la página de contacto.

¡Un fuerte abrazo!