metas 2018

Plantearte metas te ayuda a mantenerte enfocado y a  dirigirte en la dirección que deseas. Es una manera certera de medir tu desempeño, conocer el lugar en donde estás y medir tu progreso. Sin embargo, medir o evaluar un determinado resultado solo tiene sentido si corresponde a alguna meta que te hayas planteado. Así por ejemplo, correr 10 km en una carrera  tendrá significado si es algo que te habías propuesto.

El trabajo de establecer metas y objetivos resulta un ejercicio creativo y de pensamiento acerca de un lugar futuro en el que deseas estar. La imaginación juega un papel fundamental durante la visualización, sin embargo, debe equilibrarse con el auto-conocimiento para mantener la dosis de realidad que se requiere y permitir que el futuro imaginado se traduzca en una realidad tangible.

El ejercicio de plantear metas no es exclusivo a un grupo particular de personas,  es una práctica común entre deportistas de alto nivel, músicos, gente de negocios, emprendedores, es decir, cualquiera que tenga una visión de largo plazo mientras va concretando las acciones que requiere para llegar a ese lugar.



Una de las condiciones necesarias para alcanzar el estado Flow tiene que ver con la claridad interior respecto a los objetivos en una determinada actividad. Generalmente, las personas que experimentan este estado con mayor facilidad, tienen claro qué es lo que se espera de ellos en el rol que están desempeñando. No se abre espacio a las dudas durante la ejecución. Para que esto ocurra, la persona debe estar involucrada en el proceso que conlleva la fijación de las metas, tener conocimiento de sus capacidades y fortalezas y, por otro lado, ser capaz de reconocer cómo está siendo su desempeño, es decir, si está logrando los resultados de la manera que se espera o no.

También puedes leer 07 condiciones para lograr FLOW!!!

Una de las grandes ventajas de establecer metas, es que te ayuda en el proceso de formación y desarrollo de habilidades. Una vez que tienes una visión del lugar donde quieres estar, puedes trabajar en el fortalecimiento de los aspectos más débiles potenciando tus capacidades y conocimientos.  Por lo tanto, no se trata de un proceso que sólo los “Súper Exitosos” pueden realizar y asumir como un hábito, sino que es algo que todos podemos adoptar como parte de un mejor estilo de vida.

De acuerdo al PhD Will Meek se puede definir una meta como 1) Algo que quieres y 2) Estas dispuesto a apegarte a un plan de acción para alcanzarlo. Este último punto es muy importante porque marca la diferencia principal entre un deseo/sueño y una meta.

“Un objetivo sin un plan es solo un deseo”

–Antoine de Saint-Exupéry-

Algunos psicólogos consideran que el establecimiento de metas y objetivos incide directamente en tu nivel de felicidad, sea que alcances el objetivo mayor o no. Las pequeñas conquistas o tareas realizadas, producen una descarga de las llamadas “hormonas de la felicidad”.

La  Dopamina influye en los niveles de motivación y sistemas de recompensa que se activan cuando alcanzamos un determinado resultado. La serotonina es conocida como la hormona del placer y del humor y tiene un rol importante en la inhibición de algunas emociones negativas. Por último, las endorfinas, consideradas como los opiáceos naturales del organismo tienen una función esencial en la etapa de recuperación con múltiples beneficios para el organismo.

Imagina por un momento la sensación que te genera cuando miras tu agenda, programador o planificador y vas tachando de tu lista tareas ejecutadas  con éxito. ¿Cómo te sientes cuando cumples tus objetivos y cuando alcanzas un determinado resultado? ¿Qué sensaciones te produce recibir retroalimentación positiva?

El establecer metas no se corresponde  a un solo ámbito en particular de la vida del ser humano. Sin embargo,  en el aspecto personal muchos individuos  establecen metas relacionadas con su crecimiento personal, salud, deporte, hábitos, estilo de vida, educación, entre otros.

Sin más preámbulo, hagamos el ejercicio para establecer tus metas personales.

Antes de empezar revisa los siguientes aspectos:

  • Crea el ambiente adecuado

Busca un lugar donde puedas dedicar unos minutos a la reflexión. Asegúrate de tener la iluminación adecuada, y contar con lápiz y papel. Puedes colocar música de fondo  que te ayude a relajar y meditar.

Sonidos para liberar Endorfinas, Serotonina, Dopamina

  • Haz un lugar en tu agenda para hacer el ejercicio:

Puedes plantearte metas en cualquier momento del año, sin embargo, las persona suelen escoger los finales de períodos (mes, trimestre, semestre, año) para definir las metas del siguiente período. Aprovecha este último mes para revisar tus metas de este año, ajustar lo que necesites y definir los nuevos propósitos.

  • ¿Cómo iniciar?

Planear metas

  1. Establece los tópicos principales haciéndote la siguiente pregunta: ¿Qué aspectos de tu vida te gustaría quieres mejorar?. Una vez que definas algunos, te servirá como hilo conductor para establecer tus metas y objetivos.
  2. Escribe lo primero que venga a tu mente en cada aspecto que quieres mejorar.
  3. Evalúa lo que acabas de escribir en cada ítem para ver si se trata de una idea realista, si es alcanzable y si es personal (algo que depende de ti). En caso contrario, procede a modificar lo que haga falta.
  4. Asegúrate que has enunciado cada una positivamente. Trata de buscar un comportamiento complementario o que contribuya a eliminar un comportamiento negativo (En caso que aplique).
  5. Sé específico: incluye detalles acerca del tiempo, medidas, frecuencia, y evita ideas muy generales como “Ser más feliz” o “estar más saludable”.

Una vez que hayas seguido estos pasos, tendrás enunciada tus metas.

  • Plan de acción:

El plan de acción constituye el documento práctico que detalla la manera cómo vas a cumplir con tus metas. Es el mapa de ruta, que –detalladamente- te dirá los pasos que debes seguir y en qué orden, los recursos que necesitas, los atajos que debes tomar y cada cuanto tiempo medir el avance. Para diseñar tu plan de acción considera los siguientes elementos:

  1. ¿Cómo vas a medir el progreso? De forma manual, con un dispositivo electrónico, a través de un diario o cuaderno, con una hoja de cálculo, etc.
  2. ¿Quién realizará la medición? Será una autoevaluación o tendrás a un tercero que te ayudará con el seguimiento.
  3. La línea de tiempo para cumplir con tu meta general y la línea de tiempo de las metas específicas que acompañan
  4. Establece los pasos que necesitas para cumplir la meta acompañando su línea de tiempo también.
  5. ¿Qué aspectos necesitas reforzar o en qué necesitas prepararte para cumplir con tu meta?
  6. ¿Qué apoyo necesitas durante el proceso? Ya sean personas o cosas
  • Seguimiento:

Debes revisar constantemente tu plan de acción y hacer los ajustes que creas conveniente. Esto quiere decir que no es un proceso estático, sino dinámico que puede verse afectado por distintos factores y lo importante es aprender a notar cuando no está siendo efectivo en función de los objetivos que te has planteado.

 Revisa también nuestro artículo sobre cómo hacer autoevaluación

¿Cómo el establecimiento de metas puede jugar en nuestra contra?



Algunos estudios de psicología se han dedicado a determinar el impacto negativo del establecimiento de metas en algunas personas, basándose en la premisa de que en muchos casos no logran los objetivos que se proponen, los abandonan al poco tiempo, se desvían drásticamente  o incluso se sienten frustradas por los resultados.

Uno de los principales problemas consiste, precisamente, en el proceso de fijación de las metas cuando ocurre alguna o varias de las siguientes situaciones:

  1.  Las metas son demasiado ambiciosas o generales
  2. Otra persona establece las metas y no nos sentimos involucrados en el proceso y por tanto, no sentimos compromiso por el cumplimiento de las mismas.
  3. No estamos preparados, es decir, cuando nuestras capacidades están por debajo de la meta establecida y no contamos con los recursos adecuados para solventar la diferencia.

De allí la importancia de asumir el proceso de manera personal, ser lo más realista posible y trabajar constantemente en la revisión y ajuste del plan conforme sentimos que no se corresponde a nuestras necesidades u objetivos. Esto es un proceso que de domina con la práctica. Tampoco debe tratarse de algo muy difícil y complicado, sino de algo que debemos incorporar como parte de nuestra rutina. Allí radica el éxito del ejercicio!

Esperemos les sirva de guía y logren establecer sus objetivos para este 2018 que está por llegar.

¡Feliz Navidad y buen flow para todos! #justflow