hábitos para vivir en flow

Los hábitos son  acciones realizadas de forma constante  rutinaria y hasta de forma inconsciente. Una vez consolidado un hábito, se hace difícil -más no imposible- cambiar ese comportamiento. La repetición es el elemento clave para llegar a la etapa de consolidación.  La curva de formación de  los hábitos pasa por recibir un estímulo que nos impulsa a ejecutar la acción, crear una rutina en relación a la acción y posteriormente recibir una recompesa por su ejecución. Si la recompensa es positiva te ayudará con la decisión de realizarla nuevamente.

Podemos trabajar en la construcción de hábitos que nos traigan resultados positivos, se correspondan con las metas que tenemos y que mejoren de alguna manera nuestra calidad de vida. En esta oportunidad les traemos 07 hábitos que nos ayudarán a vivir una vida en flow que esperamos incorporen en sus rutinas diarias.  Empecemos!

 

Hábitos Meditar

1 – Meditar al despertar:

La manera como empezamos el día puede condicionar lo que será nuestro rendimiento y actitud a lo largo del mismo. Al despertar,  es la primera oportunidad que tienes para llenarte de buenos pensamientos y energía.  Solemos poner como excusa la falta de tiempo para hacer algunas cosas que son realmente importantes. Sea cual sea tu orientación religiosa o espiritual, debes creer en “algo”  y este momento es perfecto para sentir esa conexión. Una vez que abrimos los ojos, debemos luchar con la resistencia de salir corriendo de la cama a hacer nuestras labores rutinarias y en lugar de ello establecer una rutina donde meditar u orar sea lo primero.

Aprovecha este momento para mirar por la ventana y contemplar el amanecer -si tienes la oportunidad-, para escuchar el cantar de los pájaros o sencillamente dejarte arropar por el silencio. Si el sol te ilumina, aprovecha de recargarte con la poderosa vitamina D que obtenemos de él.

Aprovecha este instante para identificar tus primeros pensamientos del día. ¿Qué te preocupa? ¿Qué te hace sentir bien? ¿Soñaste con algo en particular? Trata de recordar! ¿ Se te ocurrió alguna idea? Ten a la mano un cuaderno donde puedas escribir si sientes la necesidad.

Piensa en tus seres queridos, envíales buena energía –seguro la recibirán-

Podemos aprovechar el tiempo de esta meditación para dar gracias- Tú completas la oración, la elección es libre y la lista de motivos larga

Puedes leer algún pasaje que te inspire o te ayude a reflexionar. Internaliza el mensaje y ve cómo puedes aplicarlo a tu vida.  Luego de esto tendrás la armadura necesaria para comenzar el día. Ahora  sí, es momento de ponerte en marcha!

Hábitos Tomar agua

2 – Tomar agua:

El agua es vida. Nuestro cuerpo está conformado aproximadamente en un 60% por agua. Nuestro planeta también está conformado principalmente por agua y este preciado líquido es quien regula los principales procesos que ocurren en la naturaleza. Sin el agua sencillamente ¡dejamos de existir!. Esto lo hemos escuchado en repetidas ocasiones, pero es bueno recordar el mensaje hasta que tengamos este hábito consolidado y entendamos su importancia.

El agua es el elemento que inspira la filosofía de “flow” evoca el movimiento y con él la sanidad y el equilibrio del sistema. Para la salud del ser humano es esencial tomar agua por las siguientes razones: Ayuda a que fluya la energía en nuestro sistema, mantiene el equilibrio hídrico en el organismo, contribuye a eliminar los desechos y toxinas y es el método de prevención más importante contra las patologías renales.

No existe precisión respecto a la cantidad de agua que deben consumir las personas en promedio, ya que esto dependerá de las necesidades particulares de cada una. Algunos estándares establecidos pueden servir como referencia, pero sin duda dependerá de la alimentación, la cantidad de actividad física que hagas, el tipo de clima en el que te encuentres, entre otros factores.

El cuerpo humano necesita mantener el equilibrio hídrico. Las fuentes de hidratación provienen del agua que consumimos, las frutas que  su mayoría están compuestas por agua y algunos líquidos como tés y sopas. El cuerpo tiene los mecanismos necesarios para auto regular el nivel de hidratación, sin embargo, es necesario suministrar al cuerpo la cantidad necesaria para compensar lo que eliminamos.

Hace algunos años se estableció como creencia que debían consumirse ocho vasos de agua al día, pero estudios más recientes hacen referencia a 35 mililitros por Kilogramo en peso. Es importante recordar que los alimentos y bebidas que consumimos también aportan agua y deberá considerarse dentro de esta cantidad. De igual manera, ten en cuenta que el indicador que utiliza nuestro cuerpo para cubrir el déficit en la hidratación es la sed, debemos estar atentos a esta señal. Si mantienes un nivel de actividad física activo, recuerda mantenerte hidratado para compensar la pérdida de agua vía sudor.

Hábitos desconectar

3 – Desconectar los dispositivos electrónicos

Puedes sufrir un ataque de ansiedad tan sólo  de pensar en desconectarte de tus dispositivos electrónicos, ya sea celular, tableta o computadora. Para muchas personas se hace difícil trazar una línea que separe la vida laboral de la personal y aún más tomar pausas de sus rutinas. La tendencia a estar conectados forma parte del estilo de vida actual. Es lógico preguntar ¿Cuántos hemos adoptado la costumbre de dormir con el celular debajo de la almohada o a nuestro lado? ¿Cuántos nos despertamos revisando el correo electrónico y las redes sociales antes de hacer cualquier otra cosa? ¿Cuántos postergan la hora de dormir porque no pueden dejar la computadora? ¿Cuántos de estos comportamientos son hábitos?

Estudios recientes han observado una tendencia creciente en problemas y trastornos del sueño tanto en niños como adolescentes y ha sido atribuido al incremento en el uso de las nuevas tecnologías, especialmente a la hora de dormir. De acuerdo a lo que señala el Dr. Joaquin Durán-Cantolla, las luces de los dispositivos activan un estado de alerta en el cerebro, lo cual inhibe la producción de melatonina –sustancia responsable del sueño-. Además,  tener el dispositivo cerca puede mantener inconscientemente al cerebro en un estado de “espera”.

Existen muchas otras patologías derivadas de un mal dormir, entre ellas: descontrol en el sistema hormonal y peso, cansancio, baja energía, mal humor, ansiedad y depresión. Dadas estas referencias, es importante romper con los patrones para procurar una mejor calidad de sueño.

Tal como vimos en el primer punto, el momento idóneo para programar nuestros pensamientos y escoger la actitud que dominará nuestro día es justo al despertar. Debemos luchar contra la tendencia a revisar los dispositivos electrónicos como primera actividad del día. Esto se puede convertir en un hábito vacío.

¿Qué podemos hacer? Alejar los dispositivos del lugar en donde duermes. Tomar unos minutos para meditar, agradecer, contemplar, reflexionar, programar. Una vez que hayas reemplazado este comportamiento podrás levantarte con energía y seguir con el resto de tus actividades.

Cambiar un mal hábito puede resultar tedioso y difícil -al principio-, pero al final experimentarás la recompensa de un sueño reparador, un aumento de energía y aprovechar el momento idóneo para dejar volar tu creatividad y enfocarte en tus pensamientos.

Hábitos - Ejercicio

4 – Ejercitarte diariamente

Esto lo hemos escuchado desde que estamos pequeños. En los últimos años ha habido un incremento en la promoción del estilo de vida saludable y activo, sin embargo, aún existen muchas personas que no logran ver esto como una prioridad quedando atrapados por la  común “falta de tiempo” y las rutinas de la vida laboral.  Otros, simplemente buscan excusas para dar el primer paso.

“Lo que no se mueve, se estanca”. Esto mismo ocurre con la energía de nuestro cuerpo, con nuestros músculos, nuestra fuerza y flexibilidad, todos elementos  importantes para gozar de buena salud y hacer frente a las demandas de la vida.

El ejercicio trae grandes beneficios, es una válvula de escape contra el estrés, te relaja, hace que se liberen endorfinas, -lo cual te produce una sensación felicidad-, permite que la sangre fluya hacia el cerebro, te ayuda a romper la monotonía y estimula la creatividad, además de las obvias ventajas sobre el bienestar, mejora de salud y nivel de energía.

No existe una regla única para este hábito. Tal vez seas una persona que prefiere ejercitarte en las mañanas como una manera de obtener un primer brote de energía para arrancar el día. Puede que tu disponibilidad te permita hacerlo en las tardes o en la noche, lo cual resulta beneficioso para conciliar un sueño reparador.

No importa la actividad que escojas, tu elección no debe estar condicionada por la moda o sentido de pertenencia. Si no te sientes a gusto con determinada actividad, tu mente pondrá miles de excusas para evitarla. Lo ideal es que elijas una actividad que se adapte a ti, a tus gustos, que te divierta pero que te rete constantemente. Otra idea es combinar distintas actividades, teniendo días de alto impacto y otros donde trabajes otros elementos como la flexibilidad. Cualquier actividad es bienvenida, desde las más retadoras hasta las más seguras. Lo importante es cambiar constantemente e ir incrementando el nivel de exigencia.

El sedentarismo, está catalogado como uno de los principales factores de enfermedades crónicas de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Incorporar el movimiento en tareas cotidianas como: caminar al trabajo, al mercado, utilizar la bicicleta como medio alternativo de transporte, subir escaleras pueden resultar un buen punto de partida hacia una vida más activa.

Busca en tu comunidad clases gratis de alguna actividad: Baile, Zumba, Yoga, etc. Visita los parques cercanos, explora si hay algún lugar para hacer senderismo, si tienes algún lugar para nadar. Dedica al menos 1 hora de tiempo al día a la actividad de tu elección y establece una rutina para crear el hábito.

Si es necesario, levántate más temprano, compra los implementos necesarios, ropa adecuada, busca un compañero al que motivar y que te motive y planifica las actividades semanales. Utiliza el fin de semana para unir los momentos de recreación con actividad física como: Ir a algún parque, trotar, subir una montaña, practicar escalada, andar en bicicleta, hacer SURF, Stand Up Paddle (SUP), patinar, etc. La energía es movimiento así que no dejes de Moverte!

Hábitos - Practica deliberada

5 – Práctica Deliberada:

Si estás en el camino hacia tener mayores y mejores momentos de flow, debes saber que este punto es crucial. No se puede alcanzar flow ni maestría sin invertir tiempo suficiente en la práctica. Muchos autores coinciden en el hecho de que no es cuestión de suerte ni talento alcanzar estos momentos de fluidez y máximo rendimiento. Se ha establecido como referencia, el número de 10.000 horas de práctica  deliberada para dominar una determinada actividad. Si revisas las historias de alguno de los maestros que hoy te inspiran en cualquier disciplina, probablemente encuentres esta coincidencia.

¿Qué significa tener una práctica deliberada? En primer lugar, establecer un plan  y crear una rutina, destinar un tiempo específico para la práctica. Esto no necesariamente está relacionado con el ejercicio sino con cualquier actividad con la que quieras alcanzar flow, sea dibujando, cantando, tocando algún instrumento o programando. Las posibilidades son infinitas.

La repetición es el elemento clave para que el cerebro asimile y procese la información recibida. Al principio seremos bastante conscientes de cada acto que hagamos, pero conforme avancemos será de manera fluida y casi automática. Buscar modelos o mentores puede traernos inspiración y ayudar a perfeccionar la técnica durante el proceso, así como corregir y evitar errores.

Una vez establecida tu rutina para la práctica, trata de mantenerte fiel a ella, es decir, mantener la constancia. Busca la manera de generar retroalimentación, de reconocer los errores que cometes, y ajustar tu plan tantas veces sea necesario. Mientras más pronto decidas comenzar más rápido comenzarás a ver los resultados y llegarás a la meta que te has propuesto.

Hábitos - Gratitud

6 – Practicar la Gratitud:

Vivimos tiempos difíciles, una sociedad llena de problemas y noticias negativas. La masificación de la información nos lleva a estar recibiendo constantemente mensajes negativos que de alguna manera nos condicionan con pensamientos, desalentadores y depresivos. Cada vez se hace más difícil mantenernos positivos y optimistas. Esta también es una tendencia que debemos combatir. Practicar la gratitud es una vía para lograrlo!.

Puedes escoger el primer momento de la mañana para practicar la gratitud, como una forma de arrancar el día con la mejor actitud y llenarte de buena energía. Hacerlo en la noche puede ayudarte a recapitular o hacer un recuento de tus vivencias. Lo importante es hacerlo constantemente hasta que logremos formar el hábito.

Dar gracias te conecta con las metas y logros que has alcanzado. Cambia tu actitud respecto a lo que eres capaz de enfrentar y te abre posibilidades a recibir más bendiciones. Te conecta y pone en sintonía con esa energía.

Cada vez que esos pensamientos derrotistas vengan a ti, piensa en las personas que han estado junto a ti, que te han ayudado o soportado en el camino, quienes han contribuido en tu formación y en tu crecimiento, quienes te han inspirado. Cada día plantéate hacer una lista de personas o cosas por las cuales tienes que agradecer. Mira a tu alrededor, piensa en las personas que pueden estar pasando situaciones similares o aún más difíciles.

Practica la gratitud con la comida y no lo reduzcas a una celebración de un sólo  día al año. Esta práctica tiene un impacto poderoso. Bendecir y dar gracias por los alimentos con que nutres y cultivas tu cuerpo sólo puede tener un efecto positivo.

Hábitos - Metas y Objetivos

7 – Planificar/Establecer objetivos:

Uno de los requisitos principales para alcanzar el estado flow es tener claridad en las metas u objetivos. No podemos avanzar si no tenemos claro la dirección hacia donde queremos ir y el destino último. Esto implica tener un plan de ruta general para el año o períodos más cortos (trimestre, semestre), pero también implica planear nuestras actividades diarias, de manera que nuestras elecciones y acciones tengan un propósito o intención.

Si estamos realizando alguna actividad que sabotea o no contribuye a nuestro objetivo más general, probablemente sea momento de eliminarlas. Debemos hacer que nuestras elecciones diarias valgan la pena. El tiempo es el recurso más escaso y no podemos perderlo.

Utiliza listas para planificar, revísalas constantemente actualiza los logros, concientiza los pendientes y haz los ajustes o modificaciones a que haya lugar. Utiliza elementos visuales que te ayuden o favorezcan esta planificación como por ejemplo: distintas tipografías, colores, mensajes o imágenes que te inspiren. Llevar tus propios diarios al estilo BulletJournal puede ser una gran idea.

Revisa el programa cada cierto tiempo, haz anotaciones de las cosas que crees debes mejorar. Plantéate nuevos retos cada cierto tiempo. No te quedes en la zona segura y sobre todo disfruta el viaje en la búsqueda de flow.

Si comienzas con alguno de estos hábitos o ya los prácticas, cuéntanos como te va!. No  olvides  suscribirte y seguirnos en las redes sociales!

Feliz semana y buen flow para todos!